Para cualquier duda que tengas nos puedes escribir al correo
marinomiguelg@hotmail.com donde con gusto te estaremos atendiendo
o bien dejanos un mensaje en el apartado de contacto.

Como funciona todo normalmente


En todas las áreas de la medicina para poder entender la enfermedad, es decir anormal, primero se tiene que conocer lo normal. El campo de la infertilidad no es la excepción, por eso revisaremos como están formados y cómo funcionan los aparatos reproductores masculino y femenino.


Aparato reproductor masculino


Se compone de testículos, epidídimo, conductos diferentes, vesículas seminales, próstata y uretra. Los testículos reciben desde el cerebro la información para su funcionamiento. El hipotálamo y la hipófisis son estructuras cerebrales qué interactúan entre sí para producir y enviar al testículo la hormona folículo estimulante (FSH) y la luteinizante (LH) conocidas como gonadotrofinas hipofisiarias. Estas actúan específicamente en las células de Sertoli y Leyding en el testículo para realizar dos importantes funciones: formación de espermatozoides y producción de testosterona, que es la hormona  masculina que interviene en el desarrollo de los caracteres sexuales secundarios (formación de bello, disposición de grasa en el cuerpo, desarrollo muscular, tono de vos, etc.) y en la producción de esperma. En los testículos se encuentran enrollados los túbulos seminíferos,  en los que durante dos meses se realiza la formación de espermatozoides a partir de las células madre. El espermatozoide en proceso de formación es vertido al túbulo seminífero atreves del cual es transportado hasta el epidídimo, donde termina su formación.
Durante la relación sexual, en el momento de la eyaculación, los espermatozoides son mesclados con el líquido seminal  producido en las vesículas seminales con el jugo prostático para formar el semen que es vertido al exterior atabes de la uretra para depositarlo en el fondo de la vagina. El volumen normal del semen es de 1.5 a 5 ml y puede tener de 20 a 200 millones de espermatozoides. Se  considera correcto que de estos se muevan adecuadamente 40% y tengan una apariencia normal. El semen tiene una consistencia viscosa al momento de ser eyaculado pero la temperatura de la vagina ase que se transforme en líquido.

Aparato reproductor femenino


Está formado por órganos externos e internos. Los primeros son vagina y vulva, mientras  que los segundos son, útero o matriz, trompas de Falopio y ovarios que se encuentran en la cavidad pélvica. En los ovarios se localizan los folículos primordiales, que en su momento, por estimulo hormonal, dan paso a la formación de folículos, estructuras muy importantes porque en su interior se desarrolla la célula germinal de la mujer  conocida como ovulo, huevo o cigoto. En un embarazo, si el producto va a ser mujer, alrededor de la semana 20 de gestación los ovarios cuentan con aproximadamente seis a siete millones de folículos primordiales. A partir de ese  momento inicia un descenso natural y fisiológico en el número de folículos primordiales, de manera que al nacimiento se cuenta con dos millones. Estos ya no se recuperan y potencialmente cada uno de ellos puede dar lugar a la formación de un óvulo 
Desde el nacimiento hasta la pubertad, que es el momento en el cual se inicia la ovulación, continua la disminución  en el número de folículos primordiales  hasta llegar a 450 000.     Entonces, cada mes el ovario selecciona  de ocho a 20 folículos para desarrollarse y solo uno, en la mayoría de los casos, puede formar un folículo maduro. El resto detiene su crecimiento por la acción de la hormona inhibina. Así entre los 35 y 43 años de edad, en promedio, se consume toda la carga folicular del ovario hasta agotarse, con lo que termina la etapa fértil de la mujer y se da paso a la menopausia.


Las trompas de Falopio se encuentran conectadas  por un extremo al útero y por el otro abrazan al ovario en espera de la ovulación y así poder capturar el ovulo en su interior. Están formadas por los siguientes segmentos: el primero de ellos es el intramural, que se encuentra en la pared del útero y mide aproximadamente 1 cm de longitud y 1 mm de diámetro. El siguiente segmento es el istmo, que mide aproximadamente de 3 a 4 cm y tiene un diámetro promedio de 3 a 4 mm. A continuación viene la porción ampular, que es la  más larga  y ancha de la trompa  ya que mide 6cm y tiene un diámetro de 7mm. Finalmente  esta la fimbria, que es la estructura que se encarga de llegar a la superficie del ovario en el momento justo de ovulación.


La trompa no es un tubo recto, sino que es un órgano con movilidad y funcionalidad. En su interior existe una mucosa conocida como endosalpinx, formada por canales o surcos llamados pliegues que recorren a la trompa a todo lo largo y sirven de guía para el viaje del espermatozoide. También cuenta con su interior con pequeños filamentos que permiten el viaje de del ovulo y posteriormente del embrión, en sentido inverso al recorrido de los espermatozoides, hacia la cavidad uterina.
El útero está formado por una cubierta que se conoce como serosa, capa muscular que le permite crecer y estirarse durante el embarazo y, en su interior, una mucosa muy importante que se conoce como endometrio. En el útero se distinguen tres porciones: cuerpo, que forma básicamente la cavidad uterina; istmo, que conecta la cavidad con el cérvix, y la parte que comunica al útero con la vagina. El cérvix tiene en su interior unas criptas en las cuales existen glándulas productoras de moco. En época de ovulación, este permite el paso de espermatozoides a  través del cuello y es aquí donde cumplen con una importante función conocida como capacitación, que consiste en adquirir movilidad para su acenso. Además se inicia en la cabeza del espermatozoide un proceso de activación  de  enzimas que, posteriormente, al entrar en contacto con el ovulo, le permiten hacer un orificio en la pared del mismo para lograr la fertilización.

Ciclo menstrual y ovulación


El ciclo menstrual  en promedio dura 28 días, aunque puede variar algunos días de manera normal. A la mitad del ciclo (día 14 aproximadamente) ocurre la ovulación, que lo divide en parte estrogeníca y parte progestacional. Al inicio del ciclo, al igual que como sucede en el varón, el hipotálamo y la hipófisis interactúan para producir las hormonas gonadotrofinas hipoficiarias (FSH y LH). La hormona folículo-estimulante      (FSH) actúa directamente en el ovario desarrollado folículos primordiales, aunque solo llega uno  hasta la etapa del folículo maduro. Es aquí donde se produce la hormona estradiol, que actúa en el endometrio, permiten  su crecimiento, desarrollo de glándulas, vasos sanguíneos y se prepara para anidar posteriormente al embrión. Esta fase estrogénica dura 14 días y termina con la ovulación.
La ovulación es el proceso en el cual el folículo ya maduro lleno de líquido folicular y la célula germinal (óvulo), que llega a medir de 18 a 22mm, por efecto de la hormona luteinizante (LH), presenta una ruptura en su pared y su contenido sale al exterior para ser capturado por la trompa de Falopio.  Esta etapa dura aproximadamente de uno a cinco minutos. Puede llegar a ocasionar ligero dolor tipo cólico conocido como dolor de ovulación. Las células que se quedan en el ovario dan paso a la formación del cuerpo Lúteo, responsable de la producción de progesterona que prepara al endometrio para recibir e implantar al embrión.
Si en este momento de la ovulación se tiene relación sexual, los espermatozoides serán capacitados en el cérvix y una vez que son liberados en la vagina iniciara la carrera ascendente por el útero  hasta llegar al tercio externo de la trompa, lugar en donde se ponen en contacto con el ovulo, para realizar la fertilización. Aquí inicia la migración del ovulo ya fertilizado, ahora embrión, hasta la cavidad uterina,   proceso que dura alrededor de tres a cuatro días. Posterior mente se mantiene ahí durante otro lapso similar y finalmente busca un sitio ideal en el endometrio para implantarse e iniciar su desarrollo.